viernes, 9 de enero de 2015

Mi primer amor: las velas

Es verdad, llegue el mundo del jabón gracias a las velas. Empecé haciendo velas, pero como me parecía un proceso bastante sucio (ya que la parafina es difícil de limpiar ya sea de los cacharros o de los lugares donde cae), probé con los jabones de glicerina. Me aburrí rápido porque era lo mismo que hacer velas pero mas limpio... ;), entonces me lance hacia los jabones por saponificación. Yo ya había leído sobre ellos, pero no me animaba a hacerlos porque había que usar soda cáustica y porque me parecía un proceso complicado (léase que por aquellos tiempos poca información había sobre estos jabones  y la poca que había estaba en inglés).
En fin, resumiendo, llegué a los jabones por las velas y ahora vuelvo a las velas por los jabones...
Pero esta vez, nada de parafina, descubrí la cera de soja y me parece fantástica: limpia, ecológica, durable, sin desperdicio (ya que por su bajo punto de fusión se quema completamente sin dejar residuo) y encima sirve para hacer tibios masajes relajantes... creo que no se puede pedir mas.....

La cera de soja es una cera vegetal que proviene del aceite de los granos de la soja. Al aceite obtenido de estos granos se lo hidrogena para volverlo sólido a temperatura ambiente y obtener esta maravillosa cera.

Ventajas con respecto a la parafina

Parafina: Las velas de parafina no tienen múltiples usos , sólo sirven “como vela”, no valen para otros fines.

Cera de soja: Las velas de soja sí tienen múltiples usos. Al calentarse, la cera se convierte en un delicioso aceite de masaje 100 % natural, además de se velas decorativas y aromáticas.

Parafina: Las velas de parafina no se queman completamente, siempre se queda parafina sin consumir en el fondo del recipiente, desperdiciándose hasta el 30 % de la vela inicial.

Cera de soja: La cera de soja tiene un punto de fusión bajo , por lo que se quema completamente y deja el recipiente totalmente limpio, la vela se aprovecha íntegramente, no hay desperdicio.

Parafina: Se combustiona mucho más rápido, por lo que se acaban mucho antes. Son poco económicas.

Cera de soja: Se combustiona lentamente, haciendo que las velas de soja duren de 2 a 3 veces más tiempo que las de parafina. Son de 2 a 3 veces más rentables que las velas de parafina. 
Parafina: Es muy difícil, a veces imposible de limpiar en telas u otros materiales, una mancha de parafina es un problema.

Cera de soja: Se limpia muy fácilmente en cualquier superficie, con agua tibia. Una mancha de cera de soja es como una mancha de manteca o aceite.

Parafina: Las velas de parafina liberan poco aroma, la fragancia desaparece con el tiempo y dura menos.

Cera de soja: Las velas de cera de soja perfuman delicadamente el ambiente incluso sin encenderlas, por dos motivos principales; porque están perfumadas con aceites esenciales puros, muy potentes, y porque al tener un punto de fusión más bajo conservan mejor el aroma y lo liberan durante más tiempo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada